La frustración
  • 11 Març, 2016

La frustración

Pero debemos tener en cuenta que el problema real es la actitud que presentamos ante este sentimiento.
La frustración no es más que una respuesta primaria y natural del hombre resultado de una barrera que no nos permite alcanzar un objetivo marcado. Es muy frecuente que la frustración llegue en el momento en qué nosotros expresamos cómo queremos que sea pero vemos como realmente es. Esta sensación de malestar puede llegar a ser muy intensa incluso, alterándonos el comportamiento. Hoy en día, presentamos una menor tolerancia a la frustración debido, en parte, al ajetreado ritmo de vida y al quererlo todo al momento, y cuando no puede ser así, sentimos una profunda ansiedad y depresión.
En cambio, encontramos personas que presentan una alta tolerancia a la frustración con una gran capacidad de hacer frente a la molestia que siente uno al no alcanzar una meta. Este tipo de personas, se reafirman en la consolidación de metas a largo plazo además, de ser personas mucho más flexibles con una conducta mucho más tranquila y racional.
Con esto, no queremos decir que haya personas que no sufran frustración, es decir, la frustración es un sentimiento que todos sufrimos en un momento u otro, es inevitable a lo largo de nuestra vida. Pero debemos de trabajar para aprender a ser más tolerables con ella para conseguir superarla y que nos afecte lo más mínimo.
La educación es vital en este manejo de la frustración, recae en padres y educadores la tarea de desarrollar la capacidad tolerancia a la frustración.
Cuando somos pequeños creemos que nos merecemos todo aquello que se nos antoja y en el momento en el que lo queremos. El problema surge cuando se nos niega algo, que lo concebimos como una injusticia.
Un niño que recibe todo lo que pide, cuando llegue a la edad adulta no tendrá las herramientas necesarias para afrontarse al límite que se proponga haciendo que ante cualquier reto, se desmotive. Los niños con baja tolerancia a la frustración presentan dificultad para controlar sus emociones, así como una tendencia a pensamientos radicales y episodios de llantos a causa de no poder conseguir lo que desean.
¿Cómo podemos enseñar al niño/a a tolerar la frustración?
- Actitud positiva ante situaciones complicadas.
- El niño debe de aprender de sus errores. Y reforzar aquellas acciones satisfactorias.
- Aprender de las situaciones complejas.
- Todo objetivo/reto requiere de nuestro esfuerzo. Los objetivos deben de ser asumibles y reales.
- Y sobre todo, enseñar al pequeño/a que no lo podemos tener todo en esta vida, y que hay cosas a las que debemos de renunciar, pero esto no significa que no podamos ser felices y alcanzar muchas de las metas que nos propongamos.
Si aceptamos nuestra realidad tal y como es, nos será mucho más fácil lograr la felicidad y nuestro bienestar disfrutando de aquellas cosas que sí que tenemos en lugar, de obsesionarnos con lo que no tenemos. Pero no debemos de resignarnos sino luchar por aquello que queremos para conseguirlo de forma positiva.

Contacta amb mi

Posa't en contacte amb mi i et respondré el més aviat possible.

    CONSULTA DE LLEIDA

  • Av. Rovira Roure 40, Altell Esc. Dreta, 25006 Lleida

  • 654 198 778
  • email
  • email
  • www.espaiicsi.com
En acceptar aquest formulari, accepta la nostra política de privacitat
En acceptar aquest formulari, dona el seu consentiment

Missatge enviat correctament, aviat ens posarem en contacte amb vostè.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies. Aceptar