Las emociones
  • 24 Febrer, 2016

Las emociones

Las emociones son procesos de adaptación psicológica en ciertas situaciones en qué debemos responder rápidamente para adaptarnos en el ambiente en el qué nos encontramos. Las emociones se caracterizan por ser de corta duración pero en cambio, de máxima intensidad y las podríamos definir como inevitables, ya que son nuestra respuesta ante una situación concreta. Podemos diferenciar entre emociones positivas y emociones negativas. Cuando nos encontramos en situaciones que pueden suponer una amenaza para nosotros, desempeñamos emociones negativas, en cambio, cuando estamos ante una situación de oportunidad, mostramos emociones positivas. Las emociones negativas están muy vinculadas a situaciones en particular, en cambio, las emociones positivas no se clasifican de forma tan clara.
Las emociones positivas universales y pilar del bienestar de toda persona son: la alegría, el amor, la satisfacción y el interés. La alegría por su lado, amplia el repertorio de pensamientos y acciones que llevamos a cabo y construye recursos físicos, intelectuales y sociales que la persona puede continuar usando en el futuro.
El interés requiere de ciertos niveles de esfuerzo y atención, ya que nos lleva a desear descubrir y vivir experiencias nuevas. Una consecuencia lógica es el aumento de conocimiento. La satisfacción, conlleva cambios a nivel cognitivo mucho más allá del estado físico. A demás, aporta una una nueva visión del mundo interior y exterior. Y por último, el amor. Esta emoción es considerada como la más diferente de todas las otras, ya que podemos discernir muchos tipos de amor, en función de la persona que lo recibe.
La máxima más importante que extraemos cuando hablamos de emociones es que para ser felices tenemos que trabajar las emociones positivas.
¿Pero qué hacer cuando una emoción negativa se instala en nuestra vida? ¿Cómo la gestionamos?
Tan importante es gestionar una emoción negativa como convivir con una de positiva. Las emociones negativas son aquellas de las que hemos intentado huir y han quedado sin resolver. Las emociones negativas, no todos las clasificamos de la misma forma, ya que en parte, es una cuestión de creencias y de nuestro entorno que nos condiciona.
Pero la aparición de las “emociones negativas” a lo largo de nuestra vida no significa que no tengamos una vida feliz sino que el que nos otorgará una buena calidad de vida es la superación de los distintos obstáculos que encontramos a lo largo del camino. Tenemos que conseguir que las emociones negativas y toxicas se conviertan en emociones positivas que en vez de restar, sumen felicidad y bienestar.
¿Cómo podemos gestionar las emociones negativas?
- Pensemos antes de actuar
- Regalarnos tiempo para procesar las emociones que nos generan conflicto
- Debemos buscar ejemplos que nos inspiren y nos animen a ir un paso más allá
- Debemos avaluar nuestros objetivos honestamente y ser coherentes con nosotros mismos.
- Ayudar a los otros nos facilitará pedir ayuda cuando lo necesitemos.
Las emociones que sentimos en una situación concreta derivan en pensamientos y en unas conductas determinadas. Es decir, todo pensamiento que tenemos nos provoca una emoción. Es aconsejable buscar un pensamiento positivo para cada uno de negativo que sentimos, con el objetivo de sentirnos más positivamente y que las conductas derivadas también lo sean.

Contacta amb mi

Posa't en contacte amb mi i et respondré el més aviat possible.

    CONSULTA DE LLEIDA

  • Av. Rovira Roure 40, Altell Esc. Dreta, 25006 Lleida

  • 654 198 778
  • email
  • email
  • www.espaiicsi.com
En acceptar aquest formulari, accepta la nostra política de privacitat
En acceptar aquest formulari, dona el seu consentiment

Missatge enviat correctament, aviat ens posarem en contacte amb vostè.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies. Aceptar