Duelo infantil
  • 17 Agost, 2016

Duelo infantil

Es fundamental desmitificar que niños y personas mayores no son conscientes de la pérdida de un familiar y/o amigo, y que por consiguiente, no deben de participar en el proceso de duelo y superación de éste.
Sí que es cierto que en función del nivel de desarrollo que presente el niño, podrá afrontar y comprender la muerte mejor. Aproximadamente, es a partir de los 7 años que los niños pueden entender la muerte sin falsos pensamientos ni fantasías.

En el proceso de duelo infantil distinguimos dos tipos, con y sin riesgo. Es un proceso de asimilación considerado normal, y cuando éste se complica.
El proceso de duelo implica de per se una gran combinación de reacciones tanto a nivel emocional, cognitivo, espirituales y sensaciones físicas. El trasiego que provoca una muerte de una persona próxima es un elemento que fácilmente puede desequilibrar el funcionamiento del núcleo familiar, y no sólo en los más pequeños.

La forma en cómo los adultos al cargo del niño reaccionen y gestionen el duelo será una pieza importante para el pequeño; su desarrollo y el afrontar nuevas pérdidas en el futuro dependerán de ello. La forma en como los niños perciben el duelo está altamente influenciada en cómo sus adultos de referencia lo gestionan.

Tanto niños como adultos deben aceptar la pérdida como una realidad, trabajar las emociones para poder adaptarse al nuevo medio donde falta una pieza y poder colocar nuevamente la ausencia de un ser querido.
Es de vital importancia pedir ayuda cuando uno se enfrenta a una situación de pérdida, sobre todo si afecta a niños. Un punto de apoyo y ayuda para adaptarse al nuevo medio es una parte importante de la superación del duelo.

¿Qué ocurre cuando el proceso no es asimilado correctamente y se complica?

La tristeza, la rabia, la culpabilidad y los llantos son normales ante una pérdida y deben de ser entendidos como sentimientos normales. Aun así, la conducta del niño debe de ser objeto de observación de su comportamiento para ver como evoluciona su gestión de las emociones. Un proceso de duelo normal tiene una duración entre 1-2 años mostrando mejorías de forma gradual. Pero cuando el niño presenta dificultades para aceptar la realidad o hablar de la persona que se ha ido, complicaciones de concentración, rabietas, enfrentamientos, trastornos del sueño, pérdida de interés por cosas que antes le gustaban, y aumento de pensamientos negativos, el proceso se complica. La complicación del proceso dependerá del nivel de desarrollo del niño.

En general, una pérdida debe de entenderse como una pequeña rotura de nuestra cotidianeidad y el proceso de duelo ha de recomponer las piezas para poder seguir adelante.

Contacta amb mi

Posa't en contacte amb mi i et respondré el més aviat possible.

    CONSULTA DE LLEIDA

  • Av. Rovira Roure 40, Altell Esc. Dreta, 25006 Lleida
  • 973 989 027

  • 654 198 778
  • email
  • email
  • www.espaiicsi.com
En acceptar aquest formulari, accepta la nostra política de privacitat
En acceptar aquest formulari, dona el seu consentiment

Missatge enviat correctament, aviat ens posarem en contacte amb vostè.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies. Aceptar